Historia

Una de las primeras referencias históricas que se tienen de Ancón data de la época de la conquista durante las expediciones de Hernando Pizarro. En lo posterior, el periodo de emancipación trae consigo el desembarco del libertador José de San Martín y su ejército en la bahía de Ancón, en donde también recibió la noticia de la captura en el Callao del buque realista “La Esmeralda” por el almirante Lord Cochrane.

En la época republicana merecen especial atención dos eventos trascendentales: La creación de Ancón como pueblo por el presidente José Balta en junio de 1869 y la redacción del tratado de paz, denominado “Tratado de Ancón”, en la casona conocida como Rancho Grande en el contexto de la guerra contra Chile.

Dado que hacia fines de 1869 el traslado hacia Ancón presentaba sus dificultades, en 1870 se inicia la obra de construcción del ferrocarril Lima-Chancay, señalándose como una de las estaciones al pueblo de Ancón. Esta obra fue diseñada y terminada por el ingeniero Federico Blume.

Años más tarde, durante el gobierno del presidente Dr. Manuel Pardo y Lavalle, el pueblo de Ancón se eleva a distrito por ley en 1874.

A inicios de 1900, Ancón comienza a perfilarse como uno de los distritos con balnearios que, en conjunto con sus playas y casonas frente al mar, gozaban de preferencia para el descanso y la recreación. El actual malecón Ferreyros data del año 1954, sin embargo tiene su origen desde 1875, siendo su nombre un acto conmemorativo al patriota Manuel Bartolomé Ferreyros.

El balneario de Ancón acogió a muchos personajes ilustres de la política, el gobierno, militares, aristócratas e intelectuales. Así, durante el gobierno de Augusto B. Leguía obtiene la fama de balneario favorito de verano, nominación que se mantuvo hasta la ejecución de los festivales de la canción de Ancón (1969-1970).

En 1967 se creó el patronato del museo de sitio de Ancón y sus actividades culturales a iniciativa del Dr. Alejandro Miró Quesada Garland y del ingeniero Horacio Alberti Nicolini, con la finalidad de crear un espacio destinado a exhibir los objetos prehispánicos de las diferentes sociedades que se desarrollaron en el escenario de Ancón. Finalmente, el 13 de febrero de 1993 se inaugura la sala de exposición permanente en cooperación con el Museo de Arte de Lima.